Por: Katherine Londoño Posada

Daniel Castro, estudiante de música a punto de graduarse, estuvo cuatro meses (agosto a diciembre / otoño-invierno) en Schreiner University en Kerrville, Texas, gracias a una oportunidad de intercambio que obtuvo por su buen desempeño académico y nivel de inglés en la UniReformada. Su estadía en Estados Unidos le permitió vivir una experiencia intercultural que recomienda a otros estudiantes y asegura fortaleció su visión como músico.

¿Cuál fue tu motivación para irte de intercambio?

Yo siempre estuve interesado en irme a estudiar afuera. Un día una amiga me contó que estaban abiertas las convocatorias de intercambio en la ORI (Oficina de Relaciones Internacionales e Interinstitucionales). Me acerqué y María Teresa Portillo Yánez coordinadora del departamento, me asesoró.  Yo ya había aplicado dos años antes cuando estaba en sexto semestre, pero para esa época en la universidad en Kerrville no tenían profesor de violín y por eso no me pude ir; luego en décimo apliqué de nuevo y corrí con la suerte de que la Schreiner University ya contara con profesor.

¿Cuáles son los requisitos que se deben presentar?

Lo primero es el certificado de notas y una prueba de inglés. Para aplicar al intercambio se debe tener un buen promedio académico.

¿Qué gastos se deben tener en cuenta para irse a Schreiner University?

La Universidad cubre la estadía y la alimentación porque se vive en el campus. También incluye el alquiler de los libros que vas a utilizar. Yo pagué mi matrícula acá en la U y cubrí gastos de visa y tiquetes. Es algo costoso, pero vale la pena.

¿Alguna dificultad con el idioma?

Se me dificultó mucho. Los primeros días no entendía nada y me dije: ¡pensé que hablaba inglés! Los texanos hablan muy rápido y tienen un acento muy marcado. Al principio no salía de mi cuarto y no podía mantener una conversación con varias personas al tiempo, pero luego todo empezó a fluir. Me relacionaba mucho con personas descendientes de latinos porque quieren hablar español; ellos tienen la necesidad de comunicarse con sus abuelos o familiares que no hablan inglés y por eso practican el español.

¿Cómo piensas que esto influyó en tu crecimiento profesional?

Aprendí mucho en lo académico. Tuve un profesor de violín llamado Daniel Kabialka; quien tiene una trayectoria muy alta y me ayudó en técnica. Él durante muchos años estuvo como principal en la segunda sesión de violín de la Sinfónica de San Francisco y yo aprendí que la técnica está entrelazada con la anatomía del cuerpo para la producción del sonido. El profesor fue muy paciente y amable; yo me tardaba mucho pero siempre funcionaba. Fue un profesor personalizado porque yo era el único estudiante del programa de música con violín. Grababa videos de apartados de la clase para que no se me olvidara. No tengo quejas. Siempre quise recibir clase de dirección musical y en Schreiner la tuve.

 

¿Hiciste amigos?

Sí, muy buenos amigos y justamente sigo en contacto con ellos; quieren venir a Colombia. Uno de ellos se llama David Bowie de Dallas y Arnold, que es hijo de latinos, pero es norteamericano. Con mis compañeros de apartamento salí a comer, me invitaron a sus casas y pasé algunos fines de semana con sus familias. Un día les cociné arepas de queso costeñas. El intercambio es en todos los aspectos.

¿Cómo te movilizabas en el estado de Kerrville?

En bicicleta. Los trayectos eran muy largos de un edificio a otro dentro del campus.

¿Qué aprendiste de la cultura norteamericana?

Puntualidad.

¿Hiciste algo que te haya cambiado tu forma de pensar?

Presentarme en concierto con Symphony of the Hills, de Kerrville. Esta sinfónica en su mayoría está conformada por personas mayores que llevan toda su vida haciendo música. Tuve que ensayar mucho; me exigí y tirité de susto en los primeros ensayos, pero sin duda tuve una experiencia que transformó la manera como quiero hacer música.

¿Cuál es tu visión profesional después del viaje?

Ahora tengo más claridad de lo que quiero: seguir estudiando, ahorrar mucho e irme a estudiar una maestría por fuera.

¿Qué viene ahora?

Ahora estoy con mi tesis, a la espera de las primeras correcciones para graduarme. Desde Schreiner University trabajaba por videollamadas para las asesorías y los avances con mi compañera de proyecto. Sigo tocando con la Orquesta de Cámara de la Reformada, con el cuarteto y continúo dictando clases de violín en la Escuela de Música Alvin Schutmaat – EMAS.

¿Te gustaría irte de intercambio? UniReformada tiene convocatoria abierta para la Schreiner University este año en la misma temporada. Toda la información aquí.

Búsca tu programa a estudiar

Ver todos los programas