Por Jissel Rivera Castillo

Se acerca el 31 de octubre, una fecha importante para nuestra institución ya que se conmemora el día de la Reforma protestante y es justamente en este movimiento religioso que se fundamentan nuestros valores y filosofía universitaria. Sigue leyendo, te contaremos cómo la Reforma marcó la historia y de qué manera, hasta nuestros días, nos motiva a mantener un espíritu de constante renovación, apertura mental, diversidad y justicia.

La Reforma Protestante fue un ‘movimiento religioso’ que tuvo sus inicios en la Alemania del siglo XVI. Buscaba protestar en contra de las malas prácticas y los abusos que se venían presentando al interior de las iglesias católicas. Los principales reformadores fueron Martín Lutero y Juan Calvino.

Según lo explica nuestro Vicerrector de Investigación e Innovación, Milciades Púa: “la Reforma protestante fue un movimiento que trascendió la esfera de lo religioso, es decir, que no fue un movimiento solo para lograr la reforma de la iglesia, sino que también tuvo incidencia e importancia en el desarrollo social, en la nueva manera de ver y organizar la sociedad separada del dominio de la iglesia de su tiempo”.

Entre los principios de la reforma protestante se encuentra la libertad de conciencia a través de la cual se le da a cada individuo la autonomía de pensar y defender sus ideales independientemente de su raza, sexo o religión. La reforma protestante entiende que la libertad de conciencia debe ser respetada, no solo desde un punto de vista religioso, también desde un punto de vista personal. En la actualidad se convierte este en un principio fundamental para la defensa de los derechos humanos y de la vida en general.

Otro principio importante de la reforma protestante es el pensamiento crítico, la capacidad de pensar más allá de la misma religión, de manera libre y autónoma. Siendo el pensamiento crítico inherente a la educación, la reforma protestante defendía la alfabetización, la divulgación del conocimiento y un análisis de la sociedad basado en el método científico y no en la mera opinión personal.

El gran aporte de los reformadores como Martín Lutero, Juan Calvino y posteriormente Juan Amos Comenio, Juan Jacobo Rousseau, Pestalozzi e Immanuel Kant fue el de universalizar la educación, es decir, que no existiera distingos de sexo, religión, estrato social, para acceder a la misma. Este es un principio clave para UniReformada y en concordancia con ello hacemos lo posible para que cualquier persona encuentre en nuestra institución una casa de puertas abiertas.

A partir del movimiento se logró que la iglesia católica realizara una reforma dentro de sus prácticas internas, se tradujo la biblia, permitiendo de esta manera que más personas pudieran leerla e interpretarla. El movimiento también consiguió que diversos grupos religiosos pudieran inaugurar instituciones educativas y entre los protestantes la misión fue educar para la construcción de paz. Es precisamente en esta tradición que encontramos los orígenes de nuestra filosofía UniReformada, como lo confiesa nuestro lema: “educamos la vida para la paz”.

Luis Romero, coordinador del programa de Teología en UniReformada menciona que “es importante la celebración de esta fecha ya que nos permite hacer memoria de los hechos históricos que nos hacen libres y permiten el desarrollo de la modernidad, de pensar en derechos humanos, en la individualidad y en el derecho a pensar libremente”.

El lema “reformados, siempre reformándose”, derivado de: “Iglesia Reformada siempre siendo reformada de acuerdo a la Palabra de Dios”, se le atribuyó a las iglesias protestantes (sus grupos, y proyectos) en la medida en que fueron capaces de irse reformando de tiempo en tiempo frente a nuevos desafíos. Según explica El vicerrector Púa, “Dios debe ser visto como un Dios dinámico y su espíritu como uno vivo y activo en el mundo. Los tiempos cambian y hay nuevos desafíos que requieren nuevas expresiones de fe, nuevas maneras de ver el mundo y nuevas maneras de responder. Entonces, en la medida en que las iglesias sean capaces de responder a los nuevos desafíos del mundo, se está aplicando el lema”.

Las instituciones de herencia y tradición reformada como la nuestra hacen honor al lema “reformada, siempre reformándose” en el ámbito educativo, siendo instituciones que no se quedan ancladas en el pasado sino que examinan los tiempos y responden a los desafíos que el presente les impone. En este orden de ideas, el estudiante que se profesionaliza en UniReformada, es un estudiante capaz de reformar sus prácticas y su manera de responder ante los desafíos para contribuir a la creación de un mundo en paz, justo y fraterno.

No te pierdas los tres eventos organizados desde la vicerrectoría de extensión y relaciones interinstitucionales que se realizarán en el cierre de este mes:

El vicerrector Milton Mejía menciona que “Los temas a tratar en estos eventos se han escogido cuidadosamente a partir del tiempo de cambio y transformaciones que estamos viviendo, pues una característica de la tradición Reformada es responder a los cambios con alternativas que protegen la dignidad humana y el cuidado de la naturaleza”. Además dichos eventos tienen gran importancia en la extensión y las relaciones institucionales que se tejen con organizaciones como Qonakuy, que reúne a quince universidades de Latinoamérica con la misión de generar conocimiento y desarrollo sostenible para el cuidado de la casa común. 

Búsca tu programa a estudiar

Ver todos los programas