Panelistas invitados: Darío Moreu, fundador de la carnavalada. Adriana Montero, representante de la fundación Jóvenes Caribe. Milton Mejía, vicerector de extensión. Cristobal Padilla, representante de la fundación Progresss Group. Ricardo De León, hacedor del carnaval.

Por: Jissel Rivera

En el marco de las festividades del Carnaval de Barranquilla, se celebró el pasado 27 de febrero el panel “Carnaval de Barranquilla, una batalla de flores por la paz”, con la presencia de grandes exponentes y hacedores de esta fiesta como, Maritza Better, Darío Moreu y Ricardo De león.

La idea de este panel nació desde el Departamento de Extensión en compañía de las fundaciones Jóvenes Caribe y Progress Group, que procuran generar espacios de diálogo que nos acerquen con nuestra cultura, raíces y tradición, Contribuyendo de esta manera a un ambiente de paz en el que todos defendamos y protejamos lo nuestro, aceptando las nuevas expresiones artísticas y culturales con respeto.

Se habló del carnaval como aquel agente catalizador de energías que permite convivir en un ambiente de tolerancia. Ricardo De león, cumbiambero y funcionario público nos dice que tradicionalmente el carnaval ha aislado los prejuicios y desigualdades para permitirnos vivir en paz.

“El carnaval ha sido alrededor del tiempo un generador de espacios de tolerancia y nos ha permitido reconocer a Barranquilla como aquella ciudad en la que por una época del año se procura vivir en un ambiente de alegría y paz”.

 

Darío Moreu, fundador de La Carnavalada, nos habla acerca de la importancia de generar estos espacios de diálogo en las universidades. Para él, estas tienen la misión de hablar e investigar acerca de la violencia contra los hacedores culturales para que de esta manera surjan diferentes discusiones enfocadas enla solución de la misma. Darío nos explica que la Carnavalada nace en el 2002 precisamente con la intención de recuperar el carnaval desde el pueblo mismo, aquel que nació de manera descentralizada; que se llevaba a cabo desde cada barrio. Por eso nos invita a asistir y apoyar las fiestas, desfiles, casetas, verbenas y conciertos de nuestras comunidades porque es allí donde se vive el verdadero carnaval.

Ricardo de León dirigiendo conversación acerca del carnaval como agente generador de paz.

Durante el evento se habló también de cómo lo económico es parte de la garantía de una fiesta exitosa; los beneficios que otorga a la economía local y el impulso que le da cada año a negocios e ideas creativas de la ciudad. Cuidar a los hacedores de nuestro carnaval, así como nuestras tradiciones e intercambios culturales es parte de construir la Barranquilla que deseamos. El carnaval es el privilegio de disfrutar y resignificar las danzas autóctonas, disfraces históricos y sonidos tradicionales de nuestra tierra.

En este mismo sentido, Maritza Better, Directora del Cumbión de Barrio Abajo, alertó sobre el gran riesgo de perder la declaratoria asignada por la UNESCO al Carnaval de Barranquilla como Patrimonio Oral e Inmaterial de la Humanidad, al ser otorgada dicha declaratoria por la reunión de expresiones emblemáticas que se dan dentro de esta fiesta y que corren el riesgo de perderse cuando se deja de lado a las comunidades.

Esas expresiones, que mientras se mantienen vivas constituyen el acto político y cultural de reafirmar el valor de la memoria e identidad del pueblo barranquillero, del Caribe colombiano y del Río Grande del Magdalena son esenciales no solo para mantener el mencionado reconocimiento internacional, sino todos los beneficios de crecimiento que requiere la ciudad como parte de un sistema económico del que también depende.

Maritza nos hace un llamado a ser guardianes de nuestra tradición, a cuidar aquello que nos identifica como caribeños.

Los estudiantes participaron animosamente con preguntas y aportes que propusieron una charla amena y actualizada. Construir paz es un compromiso cotidiano que vivimos en medio de la celebración de lo que somos.

 

Búsca tu programa a estudiar

Ver todos los programas